Ciudad

Centro Sanitario Tecnópolis | Un ejemplo de especificidad formal con indeterminación programática

por Andrés Muñoz, arq.

Parque, muestra, exposición, teatro, ciudad tecnológica, sede de los juegos Olímpicos, y ahora “Centro Sanitario”, la vocación de los grandes espacios de transformarse y adaptarse hablan de una inteligente propuesta arquitectónica que se materializa a través de grandes contenedores vacíos capaces de contener cualquier uso.

En todo el país y en las grandes ciudades en particular se multiplican las estrategias para preparase para lo peor. Desde iglesias a hoteles y clubes a centros de exposiciones, polideportivos y escuelas podrían llegar a ser utilizadas. Es que el pico de contagios, según los expertos, aún no sucedió y, de darse una escalada de casos, serán necesarios muchos más receptáculos para poder aislar a los contagiados del resto de la sociedad sana.

Disponemos también de un hospital militar reubicable, cerca de veinte unidades sanitarias móviles y hospitales modulares que están siendo montados. La Sociedad Rural Argentina, otro de los grandes predios de la ciudad, ofreció a la Nación y a la Ciudad las vastas y bien ubicadas instalaciones de su predio de Palermo en caso de que llegara a ser necesario para alojar allí enfermos del coronavirus.  

La activación de la construcción de espacios que apoyen situaciones de pandemias no es nueva para nuestra ciudad. Efectivamente, ante el desborde de la cantidad de muertes durante la epidemia de la fiebre amarilla, se construyó el entonces “Cementerio del Oeste”, hoy cementerio de Chacharita. Esta vez, la nueva infraestructura tiene un tinte menos sombrío, al proponer dedicarse a la recuperación de los enfermos, en vez de ocuparse de su deceso.

Screen Shot 2020 04 15 at 12.39.24 AM

En sus redes sociales, la administración del Predio lo anuncia con orgullo “Desde Tecnópolis ponemos a disposición nuestros pabellones para permitir la internación simultánea en más de 2500 camas en una primera etapa. La atención estará centrada en los enfermos leves, reforzando así las capacidades del resto de los hospitales y permitiéndoles concentrarse en la atención de los cuadros más graves”.

Aquellas 2500 (que podrían llegar a duplicarse) nuevas camas se distribuyen en sus pabellones, con calefacción y enchufe para el celular o la tablet, una infraestructura acompañada de nuevos núcleos sanitarios que se están construyendo para sumar a los existentes y una farmacia. Las paredes que dividen los habitáculos son de una estructura modular fácil de montar y de remover, que recuerda a las empleadas en otras tantas tragedias mundiales para el refugio de personas que se quedaron sin vivienda.

La idea, reconocen los Organismos que lo están llevando a cabo, se basó en el IFEMA (Institución Ferial de Madrid), que la madre patria convirtió en hospital cuando los contagiados ya no tenían más lugar y recuerda a otras tantas de las adaptaciones o cambios de usos que se dan a otras partes del mundo, como el Central Park, de Nueva York.

whatsapp 20image 202020 04 13 20at 201 21 21 20pm

No es un hospital propiamente dicho, ni un hospital de campaña, ni mucho menos una cárcel, ni un depósito de enfermos, ni un hotel, pero los enfermos no podrán recibir visitas aunque sí contarán con un cine. Es que está pensando para aquellos pacientes que no necesitan atención médica constante y podrían vagar por las instalaciones. Algunos lo han dado en llamar “centro sanitario”, acuñando quizás un nuevo término para una nueva tipología inventada ad hoc.

Y esto es, de hecho, una prueba de que si bien existe un repertorio bastante monótono y difícilmente alterable de tipologías para clasificar y sistematizar las respuestas a las necesidades de la población, existen ciertas arquitecturas que por sus propias características espaciales se escapan de los rígidos condicionantes que imponen las mismas tipologías.

Según Koolhaas, las formas básicas como el cubo (presente en varios de sus proyectos) son el contenedor universal de su búsqueda sobre los “espacios a medias”, determinados con el objetivo de limitar lo menos posible la libertad individual y por tanto, las actividades que allí se realicen. Esto habla de espacios flexibles por excelencia, con capacidad de adaptación al cambio, como estos que mencionaba más arriba, donde es posible transformar un lugar de recreo y esparcimiento en un centro sanitario, funcionando así como un “dispositivo capaz de contener la inestabilidad de la vida metropolitana, adaptándose a sus continuos cambios y mutaciones”.

En un mundo cuyo devenir es imprevisible –y si algo que lo prueba con creces es nuestra actual situación de confinamiento- una arquitectura capaz de mutar tantas veces como sean necesarias a usos que ni siquiera nos imaginamos, es quizás la más considerada arquitectura que podamos proveer y legar para las generaciones futuras. Grandes espacios que, como contenedores neutrales, permitan en sus entrañas acoger cualquier función necesaria serán la mejor respuesta anticipada a una situación que sea -o quizás no sea- tan extrema como la que nos toca afrontar hoy, pero que definitivamente perdurará como una marca imborrable en la vida de toda una generación.  

15 abril 2020 / by / in
Yendo de la cama al living | La cuarentena como una oportunidad para la revisión de los estándares constructivos

por Andrés Muñoz, arq.

La modernidad, con su afán racional como respuesta a la crisis de posguerra, terminó de decretar como inservibles a los espacios poché -típicos de la arquitectura Beaux-Arts-, junto con aquellos anchos pasillos destinados a la circulación de ampulosos vestidos con miriñaque. El cambio de época, de las formas de vida y del vestuario también, implicaron nuevos y muy ajustados espacios… pero, ¿se ajustan hoy a los necesarios para enfrentar la actual situación de confinamiento?

La última modificación del Código de Edificación de la ciudad de Buenos Aires propuso y sancionó espacios mínimos más reducidos y baños sin siquiera bidet. Este modelo, que materializa por excelencia la especulación inmobiliaria y favorece al sector privado, a los inversionistas por sobre el ocupante-a-ser de esa unidad, de pronto empieza a perder algo de vigencia si entre los factores determinantes para la compra se incluyese un nuevo factor a considerar, el que sea “apto cuarentena”.

Acá podés seguir leyendo sobre la última modificación del Código.

¿Están nuestras viviendas preparadas para esta contingencia? ¿Tener más metros cuadrados nos asegura un mejor pasar? Bueno, hay quienes afirman que esta es una cuarentena de “cuellos blancos”, o sea de aquellas clases medias y acomodadas que cuentan con el espacio necesario para, más no sea, transcurrir de ambiente en ambiente.

Empero los espacios allí propuestos incluyen y descansan en una serie de complementos al programa básico de vivienda colectiva que en los últimos años se pusieron de moda. Y es para reflexionar el hecho de que, justamente, esos espacios destinados a otorgarle un valor agregado como Salones de Usos Múltiples, Gimnasios, Solárium con Pileta y espacios de Coworking, por mencionar algunos, hoy violan la esencia misma del aislamiento social, transfigurándose en un lujo desperdiciado en estos tiempos que corren.

Permitámonos también preguntarnos por un momento si se puede pasar una cuarentena en un monoambiente o si se puede pasar este tiempo de confinamiento en un departamento lateral, sin ventanas que abran más que a la pared del vecino… Probablemente muchos no se lo preguntaron y quizás muchos huyeron en dirección hacia sus casas paternas, en caso de tener la suerte de tenerlas. Sin embargo muchos seguramente no tienen la posibilidad de hacerlo.

¿Es la cuarentena una oportunidad forzada para vivir de otra manera?

Los espacios exteriores obtienen ahora otro valor, son el único lugar al que podemos salir con libertad y disfrutar del aire, del sol, de la lluvia y del cielo. Pero en esos pequeños balcones que le quedan chicos hasta a las plantas o en esos patios oscuros y mínimos, ¿podemos verdaderamente hacerlo?

Posiblemente ahora ya no resultaría más estrictamente necesario gracias a la flexibilización forzada de los espacios en los que habitamos. Donde antes solo mirábamos la televisión, hoy quizás trabajábamos, socializamos, comemos y hacemos gimnasia. Esto, podría empezar a desdibujar un poco la arquetípica distribución de los espacios para el vivir destinados a usos estancos, pocas veces alterados, de las estereotípicas viviendas que conocemos y habitamos.

Quizás no importa donde estemos, si en una gran mansión con una magnánima superficie parquizada o en un cuarto de una pensión, lo único que importa es la dimensión psicológica del encierro, con todo lo que nuestra mente no puede potencialmente hacer a causa del confinamiento.

1 abril 2020 / by / in ,
El trabajo en tiempos del Coronavirus

por Andrés Muñoz, arq.

El auto-aislamiento que ya están llevando a cabo algunos grupos sociales y la cuarentena hacia la cual poco a poco nos encaminamos se presentan como una oportunidad para poner a prueba algunos de los recursos para facilitar el home office. Pero, ¿cuándo surgió esta forma de trabajo?

Se piensa que el primer origen de este tipo de prácticas, que rompen con la disciplina laboral, se da a mediados del siglo pasado en Hawaii, con la utilización de la típica camisa hawaiana en el ámbito laboral, un claro antecedente del “Casual Friday” o “viernes casual”, donde está permitido vestir otro tipo de vestimenta que la que exigen los códigos de etiqueta. Este fue el puntapié inicial a otras comodidades como la disponibilidad de comida y esparcimiento o la posibilidad de trabajo remoto. La misma, apareció puntualmente en Estados Unidos durante la crisis del Petróleo en los 70´s, debido a la escasez de combustible producto de la misma circunstancia.

El castellanizado como “teletrabajo” o “trabajo a distancia” suele requerir como instrumento principal una computadora conectada a internet a través de la cual se reemplaza el canal de comunicación que sucedería naturalmente en un ámbito laboral. Es que, efectivamente, una gran cantidad -sino todas- las tareas de varios tipos de empleo se pueden realizar sin la necesidad de tener al empleado en su puesto de trabajo.

Para llevarlo a cabo, y no morir en el intento, se recomienda mantener por canales separados al trabajo, la vida familiar y el ocio, que indefectiblemente se mezclan. Para esto sería ideal llevar a cabo algunas de las recomendaciones más comunes que dan los expertos para afrontar esta situación:

1) Establecer horarios y no estar disponible para amigos y familiares. Saber finalizar el día laboral, trabajar desde la casa no significa estar todo el día disponible.

2) Generar un espacio propio y equipado adecuadamente con todo lo que se pueda necesitar y sin distracciones a la vista.

3) No permanecer encerrado todo el día, el ser humano es un ser social. Intercalar alguna actividad física de ser posible.

4) Mantener una rutina laboral, incluso vestirse para la ocasión.

Quizás es difícil de asociar la típica imagen del artista bohemio que nos legó el impresionismo a la disciplina que parecen requerir otras ocupaciones. Empero, lo cierto es que ya es de conocimiento popular la importancia del esfuerzo y la constancia para alcanzar los objetivos, en este caso, el cúmulo de tareas diarias que debemos llevar a cabo.

Fue Pablo Picasso quien alguna vez dijo, “Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando”, ojalá que ese también sea tu caso!

Si querés seguir leyendo de otras formas de trabajo, hacé click acá:

18 marzo 2020 / by / in ,
La vida en Buenos Aires ahora es color de rosa

por Andrés Muñoz, arq.

Lupuna, lupuna hembra, algodonero, árbol de la lana, árbol botella, palo botella, palo barrigudo, palo rosado, samohú, samuhú, toborochi, yuchán, chorisi, painero, ceiba speciosa y algunos otros más son los nombres con los que se conoce el tradicional “palo borracho”, un árbol autóctono que se distribuye en gran parte de la ciudad de Buenos Aires, por no decir en toda la ciudad. De hecho, hay entre 3000 y 5000 ejemplares cuyo mapeo -realizado por el Gobierno de la Ciudad- demuestra la premisa antecedente.

Es originario de los bosques tropicales y subtropicales de Sudamérica, con presencia en Brasil, Paraguay, Perú. Bolivia y, por supuesto, Argentina. Aunque hay también en España, cerca del litoral Mediterráneo. Su presencia en nuestra ciudad se la debemos, a quién más sino, que al mismísimo Carlos Thays, quien además plantó lapachos, ceibos, jacarandás y tipas, aportando una amplia gama de colores a lo largo de las diferentes estaciones del año.

Suele alcanzar una altura que va entre los 10 y los 20 metros. Su característico ensanchamiento de su tronco le permite acumular agua para los períodos de sequía y demuestra su buena adaptación al entorno local. Al ser una especie autóctona no requiere más cuidados que los que le propicia la madre naturaleza.

Sus grandes flores de cinco pétalos pueden esgrimir colores rosados o amarillos con un centro más claro, aunque suele predominar el primero. Actualmente estamos en temporada de floración, la que suele extenderse de enero a mayo, coincidente con el verano. Luego de la floración emergen las semillas que se hacen lugar entre los profusos capullos de algodón que las protegen como el máximo de los tesoros.

Estos y tantos otros árboles que pueblan los parques se encargan de mejorar la calidad del aire y ayudan a reducir la contaminación, además de -claro está- de aportar calidad estética y embellecer el espacio público con su gran porte ornamental.

Ostenta una dulce leyenda que justifica que algunas tribus de la zona del río Pilcomayo, lo llamen “mujer” o “madre pegada a la tierra”:

En una antigua tribu que vivía en la selva, había una jovencita muy linda, a la cual codiciaban todos los hombres, pero ella sólo amaba a un gran guerrero. Y se enamoraron profundamente… hasta que cierto día la tribu entró en guerra. El partió a la contienda y ella quedó sola prometiéndole amor eterno… Pasó mucho tiempo y los guerreros no volvían… mucho tiempo después, se supo que ya no lo harían.

Perdido su amor… la joven cerró todo sentimiento pues la herida abierta en su corazón ya no podría sanar… Se negó a todo pretendiente… Una tarde se internó en la selva, entristecida, para dejarse morir…

Y así la encontraron unos cazadores que andaban por allí… muerta en medio de unos yuyales. Al querer alzarla para llevar el cuerpo al pueblo, notaron, asombrados que de sus brazos comenzaron a crecer ramas y que su cabeza se doblaba hacia el tronco. De sus dedos florecieron flores blancas. Los indios salieron aterrados hacia la aldea.

Unos días después, se internaron los cazadores y un grupo más al interior de la selva y encontraron a la joven, que nada tenía de muchacha, sino que era un robusto árbol cuyas flores blancas se habían tornado rosas. Comentan que esas flores blancas lo eran por las lágrimas de la india derramadas por la partida de su amado y que se tornaban rosas por la sangre derramada por el valiente guerrero.

Si querés seguir leyendo sobre los árboles de la ciudad, hacé click acá:

11 marzo 2020 / by / in
Una casa digna de un Oscar

Por Andrés Muñoz, arq.

Hace unos días una película surcoreana hizo historia y ganó cuatro premios Oscar, el famoso premio que entrega anualmente la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos. Ganó además de mejor Guion y mejor Director, mejor película en idioma no inglés y mejor película -paradójicamente en idioma inglés-, el premio más importante que otorga la Academia y que da cierre a la ceremonia, situación inédita para la estatuilla.

Empero, además de los numerosos galardones que viene recibiendo, el film tiene como uno de sus claros protagonistas a la vivienda donde se desarrollan la mayoría de las escenas. No es la primera vez en la historia del cine que eso sucede, claro, pensemos sino -sólo por mencionar un ejemplo- en el clásico de 1927, Metrópolis, donde toda la escenografía responde al estilo Art-Déco, de moda en la época.

PARASITE BONG FEATURE 1600x900 c default

Es quizás una deformación profesional observar el espacio donde se suceden los hechos y en Parásitos (o Gisaengchung en fonética coreana), eso es inevitable para cualquier arquitecto y amante del diseño. Muy al contrario de lo que podríamos pensar, la “casa” fue construida ex-profeso para la película y no siempre fue el set de filmación de las escenas que en ella ocurren.

parasitos casa 4 1575225652

La residencia, de estilo contemporáneo con influencias del movimiento moderno en realidad es un decorado realizado por el diseñador Lee Ha-Jun. Es mentira que, como se menciona en la propia película, la casa haya sido diseñada por su anterior propietario, el arquitecto Namgoong Hyeonja, ya que ese profesional no existe.

Parasite Parks Garden 1

Lee Ha-Jun es graduado del departamento de diseño de escenarios de la Universidad Nacional de Artes de Corea. Ha realizado más de 14 escenografías para películas, entre la que está Okja, otra película surcoreana de 2017 (entre otras tantas) que ha llegado hasta nuestro territorio a través de las plataformas de Streaming. Ha recibido por sus trabajos, varios premios y nominaciones.

110716967 still 4 1581455498

La película además presenta un modelo “arquetípico” de vivienda de clase alta, donde los grandes espacios minimalistas, muy netos y de poco mobiliario retratan la comodidad de una familia rica. No hay duda de que ciertas características estilísticas se han internacionalizado -quizás como un desafortunado coletazo del International Style– y se ha perdido el “lujo en su versión local” y las características propias de la producción arquitectónica vernácula, en un claro detrimento de los estándares internacionales.

El Director, para marcar aún más este contraste, muestra otra vivienda ubicada en un semisótano y atestada de elementos, también prototípica de las clases bajas, como si el lenguaje del habitar fuera único y repetible estemos en la parte del orbe donde estemos.

26 febrero 2020 / by / in ,
Los Simpson lo predijeron | Escalera a ningún lugar en Buenos Aires

por Andrés Muñoz, arq.

 
Según la página wikisimpsons (www.simpsonswiki.com), la “escalera a ningún lugar” (escalator to nowhere en su idioma original) es una gran escalera en Springfield. Está ubicada cerca del Monorail, la Lupa de 50 pies (50ft Magnifying Glass) y el Rascacielos de palitos de helado (en inglés Popsicle Stick Skyscraper que fue mal traducido al español como “rascacielos de cartón pintado”).
Screenshot 2020 02 19 Escalator To Nowhere
La idea central de la escalera mecánica es que cuando una persona llega a la cima, la misma cae a ningún lugar (o a lo que sea que esté por debajo). La escalera aparece en el celebérrimo capítulo denominado “Marge vs. the Monorail” (S4, E71), ese en el cual la ciudad decide instalar una infraestructura de transporte excesiva y en mal estado que casi produce una catástrofe. Hacia el final del capítulo la obra se suma a otros “fracasos edilicios” entre los cuales está el que nos ocupa.
La propuesta no es la única, situaciones de circulaciones que no llevan a ningún lugar se multiplican en distintas partes del mundo. Incluso uno de los edificios con mayor carga simbólica construidos que existen, el Museo del Holocausto Judío de Berlín del arquitecto Daniel Libeskind, también tiene una escalera que no lleva a ningún lado.
La escalera principal, que sale de uno de los pasillos del sótano, es recta y está colocada limitando con una de las fachadas del edificio. Cada dos descansos se puede acceder a cada una de las plantas del museo, salvo a la última. La escalera culmina en un algunos escalones que hacen que, de seguirlos, uno se choque contra la pared. La gran carga expresiva puesta sobre la intención es tal que incluso posee una baranda.
Volviendo a Buenos Aires, a principios del año pasado se instaló en Diagonal Norte y Cerrito una grada con el objetivo de convertirse en un “nuevo hito” (según se lo denominó) y contiene por debajo un centro de monitoreo de cámaras de seguridad de la Policía de la Ciudad, para prevenir el delito.
inauguracion centro monitoreo 9 de julio 3
Los medios locales lo anunciaron con bombos y platillos, Clarín tituló “Como en Times Square, Buenos Aires tendrá una escalinata panorámica”, cuando en realidad la grada tiene vistas hacia la propia Diagonal Norte y otorga un primerísimo primer plano de la boletaría de entradas con descuento al teatro, en vez de permitir contemplar al monumento por excelencia de la porteñitud, el Obelisco, al que técnicamente le da la espalda.
Quizás, quienes más lo disfruten sean los turistas -que cada vez son más- y así se pueden apoyar en la baranda para obtener un mejor recuerdo fotográfico de su paso por Buenos Aires, probablemente siendo totalmente inconscientes de que esta escalera a ningún lugar hace que nuestra ciudad se parezca cada vez más a un dibujito animado.
Si querés ver más de los Simpson en nuestra ciudad, seguí leyendo acá:

Los simpsons en el conurbano. Un caso de duplitectura.


 

19 febrero 2020 / by / in ,
Arquitectura récord | La construcción modular como respuesta a la emergencia

por Andrés Muñoz, arq.

 
Mientras el mundo teme la llegada de una nueva pandemia, la tecnología y la eficiente capacidad constructiva no deja de sorprendernos y darnos respuestas en tiempo récord para paliar sus consecuencias. Es que en China, construyeron un hospital de 1000 camas en tan sólo 10 días y ya están construyendo un segundo.
Efectivamente, la superpotencia asiática construyó un hospital en Wuhan para tratar a los pacientes con coronavirus. La construcción comenzó a mediados de enero y a pesar de que la finalización estaba planeada para principios de esta semana, a fines de enero ya estaba en funcionamiento el primer Centro médico.
En la construcción trabajaron cientos y hasta miles de personas (según la fuente que se consulte), con -aparentemente- un sueldo tres veces superior al habitual como incentivo para la rápida finalización del hospital.
china obras hospital 640x415 1
El simple y tantas veces visitado partido “en peine” descarta toda innovación tipológica pero se concentra en aplicar la más adecuada tecnología constructiva. Se trata de estructuras metálicas prefabricadas que usan fijaciones metálicas. Los módulos vienen ya con sus cerramientos e instalaciones, demostrando la utilidad de los sistemas modulares, prefabricados y de construcción en seco como repuesta eficiente ante las emergencias.
1580632227 180978 1580639546 sumario normal recorte1
Según expertos internacionales, no hay ninguna innovación tecnológica, sólo una envidiable voluntad y amplísima capacidad de mano de obra además claro, de una determinación gubernamental inquebrantable que salta cualquier tipo de barrera administrativa o presupuestaria. Este tipo de construcciones son empleadas regularmente por occidente en edificios oficinas por ejemplo, pero descansan ampliamente en las mejoras que los chinos le hicieron. Por ejemplo, fabricando membranas impermeabilizantes más anchas, que cubren una mayor superficie en menor tiempo.
1580632227 180978 1580639594 sumario normal recorte1
No es la primera vez que materializan una proeza similar, en 2003 tuvieron que responder con un hospital de similares características en Pekín.
Acá podés ver ejemplos locales que atacan la emergencia:
 

Módulo H | Arq. Alejandro H. Borrachia – IGEO


 

MECANO | Oscar y Alejandro Borrachia arqs

5 febrero 2020 / by / in ,
Una movilidad cada vez menos sustentable

por Andrés Muñoz, arq.

El sistema Ecobici prometía un postergado disfrute del transporte público a través del uso de bicicletas de manera gratuita, todos los días, las 24 horas. Según la página del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el Programa surgió para hacer una urbe más verde, siguiendo el ejemplo de tantas otras del mundo.
El objetivo es descomprimir los altos niveles de tránsito vehicular y la contaminación que éste produce y también modificar el paradigma instalado a instancias del movimiento moderno que corona al automóvil como absoluto y total rey y señor de las calles.
Así la idea de “movilidad sustentable” destrona ese modelo y lo aborda desde diferentes aspectos que redundan en la construcción de otro tipo de movilidad. Acciones como el Metrobús, la peatonalización (o “humanización”) del espacio público y las mismas bicicletas fueron pioneras, pero no las únicas.
Es entonces cuando las ciclovías y bicisendas invadieron la ciudad para conformar una red que hace que los mismos ciclistas se perciban más seguros al tiempo que materializan una verdadera alternativa de transporte. La altos índices de uso y su crecimiento sostenido marcan la aceptación que tuvieron en la ciudad.
Empero, en una cultura como la nuestra, la disponibilidad de un bien preciado era desde el vamos un factor de riesgo. La versión oficial dice que el sistema -el cual alcanzó las 400 estaciones- tiene menos demanda, dando como resultado el cierre de 20 de ellas ubicadas en la zona sur de la ciudad. De este modo se reduce el radio de cercanía de -en principio- los usuarios pertenecientes a la zona menos rica de la ciudad, aumentado una inequidad ya endémica y vergonzante. Esta baja tasa de uso se suma a -quizás la verdadera razón para este cierre- los faltantes por robo que se vienen dando desde el principio de la implementación del Ecobici.
Las bicis no son las únicas que nos abandonan, “Lime”, una de las empresas que ofrece los patines eléctricos también se retira. Si bien la empresa no argumenta más que una estrategia comercial, los monopatines no sólo mejoraron las condiciones de transporte sino que también impusieron una nueva moda entre los más pequeños que recibe un golpe.
La sustentabilidad aplicada al transporte también incluye al recientemente arribado carsharing. Así como el monopatín, la posibilidad de alquiler por minuto aumenta la frecuencia de uso de una misma unidad, en vez desaprovecharse en el altísimo costo que tiene para la ciudad un auto vacío estacionado.
Se ha presentado un amparo, en respuesta a las quejas de los vecinos sobre el cierre de las estaciones, el tema está por verse.
 
Acá el listado de estaciones que se pierden:
 
Arbeletche 804 (Nueva Pompeya)
Pepiri y José C. Paz (Parque Patricios)
Carlos Berg 3402 (Villa Soldati)
Crisostomo Alvarez 2873 (Flores)
Osvaldo Cruz y San Antonio (Barracas)
Santander 2347 (Flores)
Irala y California (La Boca)
Primera Junta 3101 (Flores)
Gregorio Pomar 4152 (Nueva Pompeya)
Del Tigre 3935 (Nueva Pompeya)
Tilcara 3318 (Nueva Pompeya)
Traful 3800 (Nueva Pompeya)
Miro 1648 (Parque Chacabuco)
Herrera y Quinquela Martín (Barracas)
Directorio y Olivera (Parque Avellaneda)
Eva Peron y Achava (Parque Chacabuco)
Del Barco Centenera 2292 (Nueva Pompeya)
Mariano Acosta 1801 (Flores)
Juan de Garay y Sáenz Peña (Constitución)
Don Pedro De Mendoza y Palos (La Boca)

29 enero 2020 / 2 Comments / by / in ,
Monstruos deformes amputados | Legado patrimonial en peligro

Por Andrés Muñoz, arq.

 
El concepto de “patrimonio en peligro” fue acuñado por el Comité del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, quien ha armado una lista de los sitios que arriesgan a ser destruidos por conflictos armados, catástrofes naturales o la destrucción del medioambiente por los humanos, específicamente el turismo masivo. Dentro de esta última posibilidad no necesariamente el turismo es el agente destructor. La falta de criterio con que se vienen realizando las intervenciones en edificios de gran valor para el patrimonio local demuestran que también esta ausencia total de cuidado y respeto lo pone en peligro.
A fines del año pasado el Tribunal Superior de Justicia falló a favor de la continuidad del Proyecto de la Villa Roccatagliata, que a todas luces incumple las normas vigentes en materia patrimonial al momento del inicio del proyecto. Las torres que la rodean no sólo son visibles desde la vía pública sino que además desdibujan la condición de edificación exenta rodeada de espacios verdes. Aún peor es el caso del Palazzo Terry, obra actualmente en construcción, que posee un volumen que más que simplemente somarse por encima, se fagocita la estructura original por su gran porte.
Luego del cambio de gobierno, salió a la luz el reemplazo de una escalera por un ascensor en la Casa Rosada, sin el aval de ninguna de las instituciones patrimoniales de nuestro país. Esto además de llevarse puesto las normativas vigentes, atenta contra uno de los edificios más importantes a nivel representativo -sino el más representativo- de nuestro país. Aparentemente, la escalera fue demolida para poner un ascensor, perdiéndose así las características arquitectónicas del espacio original.
En lo que va del año también se perdió un gomero centenario en la porteña de Plaza Lavalle. Según informaron, la poda fue debido a una rama que se quebró tras una tormenta y el tronco afectado por un ahuecamiento que ponía en riesgo la seguridad. La asociación “Basta de mutilar” fue uno de los pocos agentes que salió en defensa del patrimonio verde.
El patrimonio tiene la función de salvaguardar los bienes culturales para hacerlos disponibles para las generaciones futuras… pero ¿qué clase de legado les estamos dejando restándoles valor y menoscabando sus condiciones originales?.
Así, lo único estamos haciendo es transfigurando nuestro escaso patrimonio en monstruos deformes y amputados.
 
Si querés seguir leyedo sobre otros atropellos al patrimonio hacé click acá:
 

Metrobús mata Patrimonio | La demolición de la Escuela Taller de Casco Histórico


 
 

22 enero 2020 / by / in
Mar peligroso | Derrumbe de balcones en plena temporada

por Andrés Muñoz, arq.

 
Con las nuevas medidas del gobierno de gravar en un 30% las compras en el exterior con tarjetas de crédito y los viajes al extranjero gran parte de los turistas que antes se dirigían al exterior han optado por unas vacaciones locales. La ocupación hotelera en los balnearios es entre muy alta y casi completa para ambos meses de temporada alta pero, ¿está realmente preparada la infraestructura edilicia para este aluvión?
Como un inesperado y alarmante gesto de reyes, el pasado 6 de enero se cayeron tres balcones de un edificio de 3 pisos frente a la costa en la localidad costera de Villa Gesell. Aunque en el incidente no hubo heridos, esta situación rememora otras que si terminaron en tragedias.
Entra las razones, la primera que figura es la falta de mantenimiento de estos edificios, probablemente vacantes durante el período hibernal. Pero hay otra gran número de razones que van desde sobrecargas en su uso hasta cuestiones más técnicas y de ejecución que involucran directamente a los profesionales actuantes.
Será necesario evaluar si hubo modificaciones a los cerramientos originales pero también si los cálculos y materialización del hormigón armado fueron correctamente realizados y ejecutados. Así podría estar mal la sección del hierro pero también podrían haberse puesto de menos o ubicado mal  al momento de construirse o haberse realizado un hormigón en condiciones climáticas adversas o con una incorrecta relación de agua y cemento.
Es entonces cuando cada vez van interviniendo más y más potenciales responsables. Desde el calculista, pasando por el albañil, hasta la misma empresa proveedora del hormigón, en caso de que tal proveedor haya existido.
El clima también puede ser una causa de colapso. En esta situación había habido un temporal y se desplomó el último de los tres balcones sobre los dos más que se encontraban más abajo, como un efecto cascada. Pero, es inevitable pensar si no existen las condiciones constructivas y de materialización adecuadas para evitar esta y otras circunstancias que ponen en riesgo a los transeúntes y ocupantes de estos espacios que solemos frecuentar todos los días de nuestra vida.
Habrá que esperar los resultados de la investigación.
 
Si querés seguir leyendo de problemas en localidades turísticas:
 

Un puente aterrador | Cuando la elección del material es clave


 

14 enero 2020 / by / in