Ubicación : Chile
Tipo : Obra construida
Proyecto y Dirección : Emilio Marín, Juan Carlos López
Año : 2015
Fotografía : Pablo Casals Aguirre, Felipe Fontecilla
Proveedores : Hunter Douglas

Centro de Interpretacion del Desierto | Emilio Marin + Juan Carlos López

En 2013 nos encargaron diseñar un edificio de uso público en el desierto más árido del mundo: El Desierto de Atacama. El sitio está cerca del primer parque eólico del norte de Chile, ubicado entre San Pedro de Atacama y Ayquina. La tarea era proponer un programa y un diseño para un edificio capaz de exponer diferentes capas del significado del desierto: natural, cultural y energético.

La falta de una definición clara de un enfoque nos permitió abordar el proyecto como una investigación sobre la relación contemporánea entre arquitectura y paisaje.

Es evidente que la arquitectura chilena más interesante de los últimos 20 años construyó su lenguaje a partir de una relación dialéctica con el paisaje.

Sin embargo, aunque formamos parte de la misma generación de arquitectos, queríamos ir un paso más allá. El proyecto pretende ampliar los límites y ampliar la visión moderna de la interacción entre la arquitectura y el paisaje, donde los protagonistas son dos elementos en una relación de opuestos.

En el proyecto vimos la posibilidad de articular otros aspectos de la relación entre territorio y arquitectura, romper esa dicotomía e integrar la propuesta como un nuevo paisaje en el desierto, un dispositivo que evoca otras interpretaciones, un observatorio donde los visitantes cambian su comprensión de este entorno natural específico.

La estrategia principal del proyecto es integrar tres dimensiones de origen natural: geografía, paisaje y ecología a través de tres capas de arquitectura: forma, material y espacio.

En primer lugar, en relación con la dimensión geográfica del desierto, creamos diferentes volúmenes, posicionados frente a los lejanos volcanes de los Andes.

En la segunda capa, acorde con la apariencia de las grandes y desproporcionadas texturas monocromáticas del desierto de Atacama, el edificio se reviste de un solo material. El acero corten envuelve la totalidad de la forma arquitectónica, haciéndola aparecer como una roca de acero fundido en la inmensidad del desierto.

El tercer elemento es el espacio del patio, que crea una nueva dimensión ecológica dentro del proyecto, un nuevo ecosistema. El volumen enmarca un vacío central, al que protege del viento, permitiendo la existencia de un pequeño oasis.

Está rodeado por un corredor abierto, que sirve como mirador al cielo y crea las condiciones para una experiencia íntima entre la vegetación y los visitantes.

Características
Emilio Marin arq
Comentarios
Todavía no hay comentarios, ¿Por qué no ser el primero?
Dejá un comentario
Criteria 1: Criteria 2: Criteria 3:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *