Rubro : Arquitectura / Casas
Tipo : obra construida
Proyecto y Dirección : Archier Studio
Año : 2014
Fotografía : Ben Hosking

La Casa Aserradero utiliza grandes bloques de una tonelada de hormigón recuperados, que la anclan en el paisaje, y una envolvente dinámica de construcción activa para regular el ambiente interior. La vivienda es una renovación hecha a mano de una morada bohemia y rústica preexistente.

Compuesto por 270 bloques de concreto de una tonelada, el proyecto Casa Aserradero explora la posibilidad de reutilizar las miles de toneladas de hormigón que se pierden todos los años en la industria de la construcción. El hormigón de cada bloque es el subproducto del sobrante que queda en camiones de los proyectos vertidos en los alrededores, que se vació en cubetas de acero en bruto. El uso de los bloques de hormigón recuperados fue un experimento para aprovechar las miles de toneladas de concreto que van a la basura cada año. Para celebrar este mosaico de residuos, se mantuvieron así y se dejaron expuestos tanto como fue posible.

Cada uno de los bloques de hormigón de una tonelada que forman el perímetro de las paredes de la Casa Aserradero “tiene un historia, un puente, un sendero, un hogar; y crea un mosaico de color y textura a través de las fachadas. Esta textura integra la construcción en el sitio, mientras las capas de color imitan las capas sedimentarias de la tierra aún expuesta del sitio de su época de mina de oro, antes de convertirse en el aserradero local. Las ásperas pantallas aserradas referencian la historia reciente del sitio y con el tiempo a medida que palidezcan a un tono gris, integrarán aún más al edificio en su percha en el filo de la cantera”, según palabras de los arquitectos.

Aunque tal vez no sea una respuesta holística, el proyecto buscaba conscientemente que este enfoque generara una casa que contribuya a una conversación más amplia alrededor de la reutilización del concreto y su huella en las emisiones de CO2.

El cliente, un escultor local y además familiar del equipo de diseño, quería involucrarse activamente en la construcción, por lo que aprovechar el conjunto de sus habilidades era una prioridad proyectual. Esto se pudo concretar con un plan aproximado de un año previo al inicio de la construcción, desarrollando el diseño mientras se trabajaba físicamente con el cliente en el lugar durante la construcción. Este enfoque de diseño y construcción al mismo tiempo permitió, lejos de volcarse en soluciones convencionales, investigar alternativas altamente eficaces y a la vez económicas . Grandes secciones de la cubierta y la fachada pudieron ser mecanizadas, paredes completas de vidrio se pudieron pivotar, se desarrollaron muebles, carpintería y herrajes diseñados y fabricados en el lugar.

La Casa Aserradero tiene una envolvente altamente operable que aprovecha la brisa local que fluye por el valle hacia la casa, enfriándola de forma pasiva en los meses de verano con una ventilación de flujo cruzado. En los meses mas fríos se optimiza la penetración solar al enrollar una sección de 14 metros de techo que se puede abrir sobre la cubierta, permitiendo que el sol tempere la vivienda de forma pasiva durante la mayor parte del año.

“El conocimiento adquirido a través de la praxis en el enfoque, ha sido muy valioso para el desarrollo de nuestra relativamente joven oficina” dicen Josh Fitzgerald, Chris Gilbert y Chris Haddad, los integrantes de Archier.

Archier

Comentarios
Todavía no hay comentarios, ¿Por qué no ser el primero?
Dejá un comentario
Criteria 1: Criteria 2: Criteria 3:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Listados Relacionados